EDITORIAL: Tiroteos en EEUU: Estadísticas que dan escalofríos

Lamentablemente este es un tema recurrente en la vida de los Estados Unidos, las muertes por tiroteos indiscriminados. Nos referimos a los que se producen por disparos de alguna persona sin motivo aparente. Es decir, que no hay un móvil de robo, de disputa en una pelea, de un atentado terrorista, etc. Es simplemente una reacción por un problema emocional y por supuesto, porque el atacante tuvo fácil acceso a un arma de fuego y en la mayoría de los casos, a escopetas y municiones para que la masacre sea más rápida y letal.

Uno de los últimos de estos tristes episodios sucedió en Chicago, el pasado 15 de Febrero, cuando un joven entró en una fábrica donde antes había trabajado, mató a cuatro personas y luego fue abatido por la Policía. Lo paradójico de esto, es que apenas unas horas después el presidente Trump declaraba la emergencia nacional, por los riesgos de una “invasión” en la frontera. Cuando realmente la emergencia la tenemos puertas adentro.

Las estadísticas son de lo más impactantes. Estados Unidos es un país con algo más de 326 millones de habitantes y hay 393 millones de armas en manos de la población, según una encuesta de “Small Arms Survey” sobre armamento ligero. Estas armas representan el 40% del total mundial. Sabemos que poseerlas es un derecho contemplado en la Segunda Enmienda de la Constitución y un tercio de la población adulta afirma contar con al menos una, mientras que alrededor de un 11% dice que no la tiene, pero en el futuro podría adquirirla.

Existen diversos estudios que vinculan las restricciones sobre armas con un descenso del número de homicidios, y aunque se ha dado una creciente presión social para que se restrinja el comercio de armas, lo cierto es que por ahora no se han modificado las Leyes en el país.

Para muestra de esta triste situación, basta conocer que desde el inicio del siglo que transitamos, es decir en estos 18 años según el diario The Washington Post se han perpetrado 220 tiroteos en institutos y colegios de primaria y secundaria de Estados Unidos. Los asaltos costaron la vida a 128 personas y resultaron heridas 258, la mayoría estudiantes. Además, en 29 ocasiones el propio tirador también murió porque se suicidó.

La mayor matanza registrada fue la acaecida en el colegio Sandy Hook en una tranquila localidad de Connecticut, el 14 de diciembre de 2012. Esa mañana, Adam Lanza, de 20 años, mató a 26 personas: 20 niños y seis adultos trabajadores en el centro. Luego, se quitó la vida.

Reflexión. Los insensatos tiroteos no han disminuido, al contrario se han incrementado, los debates mueren a las semanas de los episodios irracionales y las leyes no se modifican. No se nota el ánimo en los políticos para priorizar el tema. Pensamos que solo queda el camino de la autodefensa pacífica, el conversar a nivel de familia, de vecinos, de compañeros de estudios, de trabajo para concientizarnos de los peligros que acarrea poseer armas en casa, y a denunciar cualquier sospecha que tengamos de alguna persona con trastornos mentales, de las amenazas, de los posteos en redes sociales, de los que presumen con los armas y otros. La vida es única y hay que cuidarla.

 
Jorge Alatrista
jorge@identidadlatina.com
Identidad Latina Newspaper Edicion 404 Febrero 21, 2019

Identidad Latina
Acerca del Autor