EDITORIAL: No todas son malas noticias para los estudiantes

Cuando estamos siendo testigos de nuevas muestras de discriminación e intolerancia por parte de algunas autoridades, como los Legisladores que presentan proyectos anti-inmigrantes en nuestro propio Estado, es bueno saber que organizaciones como el Connecticut State Colleges and Universities (CSCU), se preocupan por la igualdad de oportunidades de los estudiantes y los motiven a que aprovechen las facilidades y beneficios que a nivel local y federal existen y muchas veces no se toman en cuenta.

Para medir la importancia de la CSCU hay que decir que esta institución supervisa 17 colegios comunitarios y universidades en Connecticut (Central CT State University, Capital Community College, Manchester Community College, Tunxis Community Colleges, entre otros), que tienen inscriptos a más de 85,000 estudiantes del Estado y que gradúan anualmente a cerca de 15,000 estudiantes, muchos de ellos de origen Latino.

Recientemente anunciaron que la ayuda financiera para estudiantes indocumentados ya está disponible en el sitio web de CSCU. Recordando que en el 2018, la Asamblea General de Connecticut la aprobó y el Gobernador de ese entonces -Dan Malloy- firmó la PA 18-2, que ponía a disposición de los estudiantes la ayuda financiera institucional sin tener en cuenta su status de inmigración. En los meses que siguieron, los directores de ayuda financiera y el personal de instituciones como el Charter Oak State College o la Universidad de Connecticut se unieron para crear la aplicación para que estos fondos estuvieran disponibles.

Es bueno saber también que, de acuerdo con la Ley, los veteranos de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos que no tienen estatus legal de inmigración fueron elegibles para solicitar este tipo de ayuda financiera para el periodo en curso (2018-2019). Todos los demás estudiantes sin estatus de inmigración legal serán elegibles para solicitar ayuda financiera para el Semestre de la Primavera 2020.

Por su parte, el presidente de CSCU, Mark Ojakian, y el Senador Nacional, Richard Blumenthal, pidieron una acción en el Congreso para derogar la prohibición de los reclusos de más de 25 años de antigüedad, de recibir becas federales Pell. En 2016, cuatro de los colegios comunitarios de Connecticut se encontraban entre las 67 escuelas seleccionadas a nivel nacional para ser parte del Programa Piloto “Second Chance Pell”, que permite a las personas elegibles acceder al financiamiento de Pell mientras están encarcelados.

Algo más reciente, el anuncio que los estudiantes de colegios comunitarios dentro del sistema mencionado, podrán buscar materiales como libros o plataformas de tareas en línea de los cursos que llevan, a bajo costo o sin costo alguno durante el registro del curso, lo que ofrece ahorros importantes para los estudiantes.

READ IN ENGLISH

 

 

 

 

Identidad Latina
Acerca del Autor