EDITORIAL: Huracanes y Terremoto en México: La tierra se “enojó”

Estamos viviendo meses de sobresaltos y de tensa expectativa en cuanto los fenómenos naturales que se nos presenta en el país y en México. Con Harvey, Irma y José, principalmente, la temporada de ciclones en el Atlántico norte marcó este año varios récords, a la vez que se observaron fenómenos nuevos. Los expertos dicen, por ejemplo de “Irma” que es la primera vez que un huracán alcanza la categoría 5 incluso antes de llegar al mar del Caribe.

Hay que tener en cuenta que una tormenta se convierte en Huracán de categoría 1 cuando los vientos alcanzan 118 km/h y en categoría 5 (la más elevada) cuando soplan como mínimo a 250 km/h durante al menos un minuto, según la escala de Saffir-Simpson.

La intensidad de las tormentas tropicales crece a la par con la temperatura del agua y el nivel de humedad en el aire, que aumentan a su vez con el cambio climático. Este “no crea estas tormentas pero acentúa sus impactos”, explicó un experto del Potsdam Institute for Climate Impact Research.

En el Caribe, los daños atribuidos a Irma son estimados en 10.000 millones de dólares. Cifra que convierte a Irma en el huracán más devastador en daños materiales en la región.

En Texas, Harvey quedó estacionado en la región, mientras que un huracán se desplaza normalmente de media a 25/30 km/h. Esta situación inhabitual generó acumulaciones récord de lluvia en el área de Houston.

La formación simultánea de tres huracanes en la cuenca atlántica, como es el caso de Irma, José y Katia es muy poco frecuente.

La gran pregunta es, que si el “calentamiento global” incide en estos fenómenos naturales que estamos viviendo. Los expertos dicen que relacionarlos con los terremotos es demasiado aventurado. Ahora, los huracanes son alimentados por un mar cada vez más caliente, con mayor volumen de agua y que esto si podría influir. Agregan que los huracanes absorben energía y se mantienen vivos gracias a la temperatura superficial del mar. Lo cual indica que, aunque no son generados por el calentamiento, son los que lo mantienen con mas ferocidad.

Es tiempo de gastar presupuestos en investigación y en medidas internacionales consensuadas para frenar lo devastador de los fenómenos naturales. No olvidar, que la tierra también se enoja.
Identidad Latina
news@identidadlatina.com
identidadlatina.com

Identidad Latina
Acerca del Autor