EDITORIAL: 2017, se cierra un año duro para los inmigrantes

El año que se va será  recordado por muchas cosas, pero para los inmigrantes será un año de pesadilla que termina. Si bien las declaraciones de campaña del actual presidente Donald Trump contra los inmigrantes, especialmente latinos provocaron molestia y rechazo, no se pensó que luego de asumir el máximo cargo del país, sus políticas en materia de migración fueran tan insensibles e intolerantes. Tal la situación que hoy se vive en un clima de miedo, de desesperanza y angustia en muchos hogares.

Basta recordar en este mes de Diciembre, cuando muy cerca nuestro en New Britain, Mariano Cardoso, un inmigrante mexicano llegado al país hace 27 años, padre de 3 hijos, 2 nacidos en EEUU y propietario de un pequeño negocio de jardinería que da trabajo a otras personas, fue intimado por el ICE (US Immigration and Customs Enforcement) para dejar el país el 15 del presente mes, porque pesa sobre él una orden de deportación. Cuando el señor Cardoso ya se había refugiado en una iglesia, recibió de parte de ICE una suspensión de su deportación de última hora, aunque debe seguir usando el grillete de control en uno de sus pies.

Al igual que Cardoso, Nelson Pinos en New Haven y Sujitno Sajuti en Meriden decidieron asilarse en las Iglesias “Santuarios” para evitar la deportación y la separación lejana de sus familias (Ver Pag. 9). Estos casos que suceden en nuestro Estado son algunos ejemplos de lo que está ocurriendo a lo largo y ancho del país, que ha convertido a muchos jóvenes en verdaderos líderes en defensa de los derechos humanos.

También hay que reconocer que abogados y autoridades de la nación se han puesto como trabajo permanente el abogar por los inmigrantes, como es el caso del Senador Richard Blumenthal, la Congresista Elizabeth Esty, o el Representante Edwin Vargas en Connecticut, entre otros.

Sin lugar a dudas, es un año nefasto para nuestra comunidad, como nunca se han sabido casos de intolerancia racial, incremento en hechos de brutalidad policial y discriminación en escuelas, trabajos y oficinas públicas.

Si a esto le sumamos, el calvario de los jóvenes llamados Dreamers que vieron con impotencia, como el 5 de Septiembre una orden del presidente Trump cancelaba gradualmente el beneficio de DACA, que les permitía seguir estudiando y tener un permiso temporal. Son mas de 800,000 que se habían inscrito y que día a día van perdiendo esta posibilidad. Hoy siguen en pie de lucha, esperando un milagro de parte del Congreso que es posible trate el tema antes del receso navideño.

Para agregarle mas leña al fuego, la administración actual anunció la suspensión del TPS (Estatus de Protección Temporal) a 5000 Nicaragüenses a partir de Enero del 2019 y en Junio del mismo año, a 86,000 Hondureños.

Aun así, el espíritu navideño no debe decaer y las esperanzas de que las cosas mejoren para el año que viene debemos mantenerlas. De parte de IDENTIDAD LATINA Multimedia, les deseamos una Feliz Navidad y un 2018 con mas lucha en defensa de los inmigrantes y un panorama mas alentador.
Identidad Latina
news@identidadlatina.com
EFE

Identidad Latina
Acerca del Autor