Periodico Identidad Latina

Dlamini-Zuma: Primera presidenta de Sudáfrica

Johannesburgo, 31 ene (EFE).- Después de más de cuatro años como presidenta de la Unión Africana (UA), Nkosazana Dlamini-Zuma, la primera mujer que ha liderado este organismo, deja hoy el cargo y regresa a su país con su más ambiciosa aspiración política: convertirse en la primera presidenta de Sudáfrica.
En caso de lograrlo, sucedería en el cargo a su exmarido y actual jefe de Estado, Jacob Zuma.
El primer paso lo tendrá que dar el próximo mes de diciembre, cuando el gobernante Congreso Nacional Africano (CNA), que preside Zuma, elige a un sucesor para liderar el partido y ser candidato en las elecciones generales de 2019.
Si Dlamini-Zuma, de 68 años, se alza con la victoria en el congreso, tendrá buena parte del camino recorrido: desde que llegó la democracia a Sudáfrica, en 1994, el CNA ha ganado con más del 60% de los votos todas las elecciones celebradas desde entonces.
Aunque, siguiendo la disciplina de partido, no ha anunciado aún su candidatura, ya ha recibido el apoyo de todas las estructuras fieles al que durante dieciséis años fuera su esposo, y se ha dejado querer redoblando sus apariciones en la escena política sudafricana.
Su más firme valedor es la Liga de Mujeres del CNA, organización que trabaja para que Sudáfrica tenga su primera presidenta.
Pero el marchamo progresista de la candidatura de Dlamini-Zuma está lejos de convencer a todos.
Su cercanía a Zuma -con el que tuvo 4 hijos y del que separó en 1998- la convierte en un símbolo de continuismo de una administración percibida como corrupta e ineficiente.
Uno de los temores de los detractores de la candidatura de Dlamini-Zuma es que utilice su poder político para proteger al padre de sus hijos, que tiene pendientes ante la Justicia más de 700 cargos por corrupción.
El gran rival de Dlamini-Zuma en la carrera hacia el sillón de mando del CNA será con toda probabilidad el actual vicepresidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, uno de los negociadores que hicieron posible la modélica Constitución democrática de 1996.
Antiguo sindicalista convertido en millonario gracias a sus negocios y a sus conexiones políticas, Ramaphosa tiene fama de pragmático y moderado dentro del partido, y es la opción natural de la clase media y los empresarios.
Médico de profesión y con estudios y experiencia laboral en el Reino Unido, Dlamini-Zuma fue activista antiapartheid, y mejora en mucho el inexistente currículo académico de Zuma.
Además de dirigir la UA, Dlamini-Zuma fue ministra de Salud, Asuntos Exteriores e Interior, una cartera en la que fue muy reconocida su capacidad gestora.
Dlamini-Zuma mantiene en sus discursos un estilo tradicionalista que la acerca al pueblo y exaspera a los más modernos dentro de su propio partido.
Después de ser la primera mujer en presidir la Unión Africana, podría convertirse en la primera presidenta de Sudáfrica.

Marcel Gascón