De acuerdo al cristal con que se mire

Opinión

En fecha reciente el senador por Connecticut Richard Blumenthal salió en defensa de la organización Planned Parenthood. Esta organización realiza abortos desde 1970 y actualmente está acusada de vender los órganos de los bebes abortados en sus instalaciones. Blumenthal realizó esta defensa ante la posibilidad de que esta organización sea cerrada debido a sus acciones consideradas criminales. El argumento que expuso es que los 700 centros de Planned Parenthood atienden 3 millones de mujeres a lo largo del país y les proveen un servicio de salud, especialmente en lo referente al cáncer del seno. Blumenthal infiere que estas pacientes serían afectadas por el posible cierre de esta agencia.
Si vemos en los datos del Censo de los Estados Unidos del 2007 hay 784,626 centros de salud en los Estados Unidos y estos proveen atención médica a toda una nación de 320 millones de personas. La desaparición de los 700 centros de Plan Parenthood representaría menos del 0.1% del total, las mujeres no quedarían sin servicio médico.
Una de las principales acciones de Plan Parenthood es realizar abortos y provee actualmente un promedio de 330,000 abortos al año. Esta cifra representa el 25% de los 1’200,000 abortos realizados anualmente en los EEUU. Estos números contradecirían el argumento de luchar contra el cáncer al seno por parte de Planned Parenthood, ya que 9 estudios norteamericanos y 10 en el extranjero han demostrado que el aborto incrementa el riesgo de cáncer al seno en un 50% a las mujeres que no han estado embarazadas nunca y en un 30% a las que ya han tenido embarazos anteriores, Journal of Epidemiology and Community Health. Esto quiere decir que una mujer con probabilidades de tener cáncer al seno de un 10% vería incrementada la posibilidad ahora a un 15%. Lamentablemente el NCI (National Cancer Institute) no acepta estos estudios por presiones políticas. La ciencia se ha politizado al asegurar a las mujeres que no existe relación entre el aborto y el cáncer al seno cuando toda la evidencia científica dice lo contrario.
El hecho de defender un argumento político “enfáticamente e inequívocamente” podría incluir un gran margen de error en los hechos, que podría ser catastrófico para un partido político si al final se demuestra que sus argumentos eran débiles y equivocados.
Pablo Perleche
Pablo D. Perleche
pablodperleche@aol.com
Identidad Latina

Identidad Latina
Acerca del Autor