DALTO COMENTA: «Venezuela otra vez»

Hace un año, o dos, o tres, que venimos escribiendo sobre Venezuela, algunas veces a favor, otras mirando el amplio horizonte latinoamericano y su increíble historia, al más puro estilo de la novela contemporánea, sus autores y los estilos más variados que han inundado nuestras bibliotecas, pero con un denominador común incuestionable, como es la sangre rebelde, el clima cálido del caribe, la selva amazónica y las cordilleras imponentes de Sudamérica, influenciando siempre sobre su gente, sus líderes, su pueblo.

Ahora bien, la situación que se vive en Venezuela ha aumentado el clima de polarización dentro y fuera del país sudamericano; por ello se hace necesario reiterar la postura de México en torno a este delicado tema, que no es otra más que la de promover el diálogo franco e inclusivo, como única vía para encontrar una solución democrática y duradera a la crisis en esa hermana nación; la postura de México se cimienta en su desarrollo histórico y en un acentuado respeto por el derecho internacional; desde la Independencia, los mexicanos han sufrido diversos episodios de intervención extranjera, los cuales produjeron terribles pérdidas humanas y materiales para el país; estas experiencias ocasionaron que el derecho internacional se convirtiera en una de las piezas centrales en la formulación de la política exterior mexicana, sobre la idea de buscar normas claras y justas para regular las relaciones entre Estados.

En el caso de Venezuela la política mexicana se compromete a respetar la autodeterminación de los pueblos, la no intervención, la solución pacífica de controversias, la proscripción de la amenaza y el uso de la fuerza, la igualdad jurídica de los Estados, la cooperación internacional para el desarrollo, la lucha por la paz y la seguridad internacionales, y el respeto, protección y promoción de los derechos humanos; la posición de México se fundamenta, además, en la convicción de que solo la diplomacia propositiva y conciliadora será capaz de evitar que se desborde la violencia en Venezuela.

Por ello, para hacer frente a la retórica incendiaria que ha surgido de ambos lados del espectro ideológico, México, Uruguay y la Comunidad del Caribe (Caricom) responden a los llamados del secretario general de las Naciones Unidas y ofrecen una tercera vía; con el Mecanismo Latinoamericano de Montevideo, países de la región, asesorados por naciones con reconocida experiencia en procesos de paz, ofrecen un acompañamiento a los actores venezolanos involucrados, desde una posición de neutralidad e imparcialidad; se trata de un mecanismo de concertación para que, cuando estén dadas las condiciones, el pueblo venezolano pueda decidir el porvenir de su país a través de la negociación y sin imposiciones externas, la equidistancia y el prestigio internacional serán las herramientas de las que se sujetarán los integrantes de este mecanismo.

Ante todo, México desea que Venezuela recupere la estabilidad necesaria para garantizar el desarrollo incluyente de sus habitantes, a pesar de la dificultad para alcanzar un desenlace pacífico y conocemos los resultados insatisfactorios de los ejercicios de negociación previos; aunque las circunstancias en torno a Venezuela hayan cambiado de forma significativa en las últimas semanas y ello, aunado al compromiso de México por la paz, anima a realizar un nuevo intento, con un enfoque renovado, de manera decidida, México apuesta por la diplomacia para alcanzar una auténtica reconciliación nacional y mantener la paz y estabilidad regionales.

No estamos de acuerdo con una intervención armada a uno de nuestros países vecinos y hermanos aquí en Sudamérica; a pesar de los discursos extremos que se ven por todos lados, criticando la dictadura de unos y sustentándose en una democracia no siempre auténtica, real y valedera; criticamos al dictador severamente, pero no vemos los pequeños “dictadorcillos” aquí cerca; alentamos la caída del “usurpador”, y no nos interesa para nada peores fechorías en otros hemisferios. No caigamos en anarquismos, ni medias verdades, los hechos están ahí, los medios están ahí…, el que tiene ojo que vea.
Daniel Torreblanca
Dalto1961@yahoo.es
Identidad Latina Newspaper

Identidad Latina
Acerca del Autor