Dalto Comenta: Se vino el 2017

Se vino con todo el 2017 y el mundo se acelera y no nos da tiempo a pensar, Siglo XXI en pleno y nostalgia por las crónicas e historias del Siglo pasado, de los años maravillosos y de la infancia y juventud lejanas; pero ya estamos embarcados en esta empresa y la nave despegó dispuesta a todo; tenemos experiencia en esto de comenzar el año y no queremos que nos tome por sorpresa.

Deseamos para este año nuevo lo de siempre, paz, trabajo, felicidad, amor y salud; pero quizá también un poquito de sabiduría y tolerancia; por ejemplo quisiera que el sol no queme tanto, el astro que tantas veces fue nuestro amigo hoy lo vemos inclemente y demoledor, le prometemos cuidar más el planeta, no depredar los bosques, no botar basura o malgastar el agua; también quisiéramos menos congestión vehicular, menos bocinazos, menos smog y más lugares donde caminar, senderos, alamedas y plazas donde refugiarnos un rato; y si no es mucho pedir, anhelamos también un crecimiento más ordenado de nuestra ciudad, densidades de ocupación territorial más equilibradas, mejor aprovechamiento del espacio urbano y mayor confort para el usuario y la gente de a pie.

También deseo que el fútbol se siga prodigando por estos lados y por todo el mundo, que nos espere cada Domingo para disfrutarlo, lejos del dinero y de intereses mezquinos, con harto dribling, amages y precisiones, con Messis por todo lado y rankings de los mejores goles; que no decaiga esa pasión por este y otros deportes, y nos siga sorprendiendo cada partido como la vida o como cada página del libro nuevo que leemos y aún nos emocione cuando se desbarate una estrategia o un cerrojo, gracias a la inventiva o creación de una jugada inédita sea del equipo albo o el de franjas verticales.

Que por fin se consoliden o por lo menos sienten las bases de lo que la ciencia proclamó hace 30 o 40 años, como la cura del cáncer, los viajes interespaciales, la conquista de Marte, nuevas fuerzas energéticas, la fuente de la eterna juventud, el encuentro de las ciudades perdidas, el descubrimiento del Arca de la Alianza o el Arca de Noé, las ciudades inteligentes, la máquina del tiempo, la vida en otros planetas, la predicción de los terremotos, la teletransportación como en “Star Trek” o la conversión de la piedra en oro u otros metales preciosos.

Y porque no, mejores gobernantes en el mundo, comenzando por el inverosímil Donald, cuya peluca todavía nos intriga y nos mueve el piso al igual que sus desconcertantes propuestas y/o amenazas; o Putin que instaló una nueva manera de dominar el mundo, bien discreto con un rostro impenetrable, pero agazapado y como esperando que los demás se aniquilen para instaurar de nuevo los soviet.

Que cese la violencia en el mundo y que nos den sabiduría para entender aquello del mundo islámico, medio oriente y el desangramiento permanente; en Sudamérica, mayor coherencia en los brincos y giros que da la política, pero sobretodo que se diga siempre la verdad, por encima de los disímiles e intrincados caminos de la información.

Finalmente, en 2017 ojalá también crezca nuestra fe, que está venida a menos en los últimos años, que se mantenga inquebrantable ante las tormentas que se avecinan, la certeza en lo que se viene y la búsqueda de la felicidad; todavía que el planeta no explote pronto, que nos aguante un poquito y que la naturaleza sea paciente con nosotros; que no se acabe el agua y todavía brille el sol; la tierra que siga produciendo y nuestro mundo girando sobre su eje; pero sobretodo que persista aún el milagro de la vida y los niños puedan seguir corriendo libres por los campos…
Daniel Alatrista Torreblanca
dalto1961@yahoo.es
identidadlatina.com

Identidad Latina
Acerca del Autor