DALTO COMENTA: Los giros políticos en América del Sur

No hace mucho América del Sur se había aglutinado en torno a ideas más o menos pragmáticas, populistas y de cierta reminiscencia socialista, izquierdista o como se llame; si mal no recordamos Argentina, Venezuela, Brasil, Bolivia, Ecuador y por ahí terciando Paraguay, Uruguay y Perú, mantenían una cierta adhesión a este bloque inédito en la década pasada; o sea, casi toda la región sur se embarcó entonces en una aventura “revolucionaria”, faltando solo Chile y Colombia. Sin embargo de un tiempo a esta parte se fueron cayendo como un castillo de naipes y con jugadores inesperados, las cartas y los gobiernos entusiastas, los paladines que inauguraron el Siglo XXI; y Sudamérica dio un giro, o aún lo viene dando. Me acuerdo que hace 10 años nomás, o quizá menos, los Chávez, Kirchner, Lula, Morales y Correa, flanqueados claro por Fidel, jugaban nuevamente a la “revolución”, se volvían a los sueños de la patria socialista y a los afanes románticos de otras épocas, la grandilocuencia de Chávez inundó irremediablemente esta parte del continente, mezclando las teorías marxistas con la prédica bolivariana; pareció entonces increíble tal osadía, en pleno Siglo XXI, todavía mantener esa línea; luego de las dramáticas incursiones históricas del comunismo/socialismo en estas tierras, lo registrado en las crónicas saltaron nuevamente, y se revive aquella vez, hechos y personajes casi sepultados como Allende, Che Guevara, el mismo Castro, Velasco, Nicaragua, Cuba y todo ícono de los sesentas y setentas. Aquellos presidentes de la primera década del Siglo XXI, sacudieron Latinoamérica, y no sé si lo seguirán haciendo, pues a ellos también habría que sumarles Daniel Ortega y otros; esa coalición que tenía como líder y caudillo al inédito Hugo Chávez y como lugartenientes al recordado argentino Néstor Kirchner y al hoy cuestionado Lula Da Silva; quisieron pues activar de nuevo las fibras rebeldes del pueblo, y aunque su discurso fue algo encendido, pragmático y dialéctico, no hubo atisbos de violencia u algún tipo de guerras o guerrillas que acompañaron otras épocas a las proclamas revolucionarias; fue más bien un esfuerzo por convocar voluntades, y girar o pretender girar Sudamérica a caminos esperanzadores, aunque muy complicados. Ahora, con la desaparición de Chávez y Néstor K., y el otoño del patriarca Lula, la presión a Evo y a Correa, seguro se vienen nuevos tiempos; los famosos saltos históricos que siempre se hablan; vuelve a girar Sudamérica, esta vez a la derecha, van quedando pocas trincheras, algunas decepciones, y nuevas expectativas; pero queda el sabor de triunfos, intentos y grandezas derrumbadas, no por lo equivocadas sino por un terreno aún escarpado, los anticuerpos del sistema que lo van minando todo, y los gigantes casi omnipotentes, que hacen imposible insertarse en la maquinaria. América del Sur siempre ha sobrevivido a cualquier movimiento de la historia, se va acomodando como una gran nave, a babor o estribor, sigue surcando los mares, y de apoco encontrando su destino; la gente está siempre allí, los vaivenes y cambios en la dirección del barco, no la va aniquilar ni confundir; mientras tanto afrontemos resueltamente los planes liberales que se vienen, hagámosle el juego a la oferta y la demanda, y al mercado regulador; saquemos lo mejor del sistema, pero sobretodo no desmayemos en poner lo mejor de nosotros y luchemos como nunca por incrementar nuestro patrimonio, o mejor dicho pongámonos a crear riqueza a la buena, con buenas artes, con sudor y creatividad, y dejemos que todos hagan lo mismo en un afán de relanzar a nuestros países. Finalmente aquí al sur siempre seremos vecinos conocidos, algunos más amigos que otros, con dictaduras, largos procesos democráticos ahora, y la vena siempre en ebullición; de vez en cuando con caudillos y visionarios y los giros de siempre, como la canción de Fito Paez.
Identidadlatina.com
dalto1961@yahoo.es
Daniel Alatrista

Identidad Latina
Acerca del Autor