Conviértete en una persona de 212 grados

MUJER SIN LIMITES

Cumplo años este mes de mayo. Mi hermana Lisa gusta ser la primera en regalarme y me obsequió el exquisito perfume “212 de Carolina Herrera”. En su postal me dijo: “este número me recuerda a ti”. Como no cumplo 212 años ni peso 212 libras, traté de pensar en alguna fecha especial en mi vida que tuviera que ver con esta cifra y nada que ver. También consideré cierto vínculo con numerología, pero la matemática no dio.

Tuve que llamar a mi hermana y preguntarle a qué se refería y con emoción exclamó: “quiero que cuando uses este perfume, recuerdes nuestra relación”. Me explicó que a los 211 grados el agua está muy caliente, pero no alcanza su punto de ebullición hasta los 212 grados. Un grado más hace que el agua comience a hervir. Ese grado de diferencia crea vapor, el cual produce tal energía que puede mover una locomotora y muchas otras maquinarias. Lisa siente que nuestra relación siempre ha sido de 212 grados, donde ambas damos el máximo por la otra.

Su emotiva metáfora me hizo reflexionar. Recordé cómo en muchas competencias olímpicas de natación, pista y campo y eventos como carreras de auto, una milésima de segundo hace la diferencia y determina al vencedor. Un esfuerzo adicional hace la diferencia entre lo extraordinario y lo regular.

Este vigor extra se puede manifestar en nuestras vidas a diario, no se limita a hechos extraordinarios como mover un medio de transporte de toneladas de peso o ganar una medalla de oro. Le llamamos coloquialmente “dar la milla extra”. Por ejemplo, cuando vamos a una agencia de gobierno y el oficinista va más allá de sus responsabilidades para resolver nuestro problema, cuando un compañero de oficina se toma el tiempo de explicarnos un nuevo procedimiento aunque no esté en su descripción de trabajo o cuando un amigo nos ofrece auxilio cuando lo necesitamos.

Te pregunto, ¿en qué área de tu vida te falta llegar al punto de ebullición? ¿Te esfuerzas al máximo para alcanzar tu potencial profesional? ¿Te esmeras por ser la mejor amiga, hija, esposa o hermana? ¿Es tu prioridad cuidar de tu salud?

Independientemente de la situación o posición en la que te encuentres siempre hay espacio para mejorar y alcanzar un nivel más alto. Tú puedes llegar a ese punto de hervor en el que no sólo hará la diferencia en ti, sino en los demás. ¡Es hora de subir tu temperatura y convertirte en una persona de 212 grados!


* María Marín es motivadora y autora del libro Mujer sin límite. Visite:

www.mariamorin.com

María Marín

Acerca del Autor