Consejos para prevenir el dolor de espalda



La mayoría de las personas después de un día de trabajo, ya sea que lo hagan de pie, caminando o sentados frente a una computadora, tienen molestias musculares, especialmente el dolor de espalda. El trabajo realizado comúnmente en oficinas o sentados en un vehículo por horas (sedentarismo), agudiza en gran parte este problema.

El dolor de espalda puede aparecer en cualquier lugar de la columna, desde el cuello hasta la región lumbar que conforma la espalda baja, zona de la espalda entre el final de las costillas y la parte superior de los glúteos. A veces el dolor puede ser tan profundo que pasarán días, semanas o quizás meses para que podamos liberar la tensión acumulada y sentir alivio. La falta de ejercicio también ocasiona que nuestros músculos en la columna no se fortalezcan adecuadamente lo que ocasiona que vayamos perdiendo soporte y fuerza en esta área.

Hay muchos consejos que se recomiendan para evitar este dolor tan común. Sin embargo, el mejor tratamiento para el dolor de espalda es la prevención. Si cuidamos nuestra postura, hacemos ejercicios, y seguimos estos prácticos consejos le garantizamos que verá los beneficios traducidos en una espalda saludable y una forma de sentirse mejor.



Al levantar objetos:

Tenga mucho cuidado en levantar objetos que sean de proporciones más grandes que su propio peso. Tome las precauciones necesarias o pida ayuda si es necesario. Sin embargo, ya que ha decidido levantar un objeto, separe sus pies mas o menos a la misma altura de sus hombros, apriete los músculos de su estómago y use la fuerza de los muslos para contrarrestar el peso. Entonces cargue el objeto cerca de su cuerpo no sin antes asegurarse que tiene el camino libre y el lugar preparado para descargarlo.



Al estar mucho tiempo de pie:

Trate de mantener en línea recta sus oídos, hombros y caderas al estar de pie. Evite encorvarse. Asegúrese de que su peso se encuentra distribuido en ambos lados de sus piernas. Evite inclinarse. Cuando esté de pie por periodos largos de tiempo, descanse un pie más arriba que el otro. Es decir, súbalo a un pedestal, escalón o una parte más alta que el otro pie. Trate de alternar cada pie después de varios minutos. Use zapatos cómodos, de bajo tacón y evite usar zapatos nuevos cuando esté periodos largos de pie.



Al sentarse:

Siéntese cerca de la actividad o trabajo que realiza para sentirse cómodo desde un inicio y no tenga que cambiar su postura posteriormente. Trate de mantener los pies firmes en el suelo. Evite que estos le cuelguen, ya que por un largo tiempo le puede ocasionar calambres. Es recomendable obtener soporte extra. Si en su lugar de trabajo no tiene una buena silla, use cojines o almohadas que le den soporte extra a su espalda. No se siente por periodos largos de tiempo. Trate de caminar y estirarse por los menos cada hora.



Al dormirse:

Verifique su colchón cada seis meses y fíjese que este se encuentre firme. Si es posible cámbielo de lado para incrementar la firmeza y el soporte. Es importante mantener el cuerpo recto y la cabeza en una almohada delgada. Los médicos recomiendan dormir de lado, con las caderas y las rodillas dobladas. Otra opción es dormir boca arriba con las caderas y rodillas flexionadas y una almohada debajo de estas.



Recomendación General:

Es muy recomendable que después de tener una lesión o sentir una habitual molestia en la espalda, se consulte a un especialista que nos ayude a cómo combatir con este dolor. El quiropráctico profesional es su mejor opción. Ellos son expertos que pueden alinear la columna vertebral para que todos los órganos, músculos y tejidos reciban sin ninguna interferencia, los mensajes que nuestro cerebro emite y hacen que funcione nuestro cuerpo de manera correcta.

Acerca del Autor