Conozca sus derechos para defenderse

Hace poco, estuvimos en una reunión convocada por la llegada a Hartford de Verónika Mendoza, excandidata presidencial en el Perú. Uno de los participantes fue el Abogado de Migraciones, Philip Berns de Stamford, quien en un español aceptable desafió al público de si sabían de los derechos que les asisten a todos en este país. En forma risueña dijo que, si un Agente de Migraciones lo detiene y uno se niega a decir de qué nacionalidad es, porque hay una enmienda a la Constitución de los EEUU que le permite mantenerse en silencio, entonces el Agente no podrá deportarlo porque no sabe de qué país procede. También habló del derecho que todos tenemos de no estar obligados a abrirle la puerta de nuestras casas a cualquier autoridad, si es que este no muestra una orden firmada de un Juez, donde figure el nombre y la dirección de la persona que buscan.
Lo cierto es que, justamente son dos enmiendas a la Constitución de los Estados Unidos, las que mas protegen a los inmigrantes, sean residentes o indocumentados. La Cuarta en Enmienda, palabras mas o menos dice que, “El derecho a la seguridad de las personas, domicilios, papeles y efectos personales contra registros y detenciones arbitrarias, será inviolable y no deben exigirse garantías, sino por una causa probable, apoyada en un Juramento y describiendo el lugar que deba ser registrado y la persona o las cosas que debe confiscarse”. Y como dijimos líneas arriba, la requisitoria debe ser acompañada por la orden firmada de un Juez.
En cuanto a la Quinta Enmienda, aun sin ser un experto en leyes, cuando alguien es detenido hemos oído popularmente decir, “invoca la Quinta” en referencia a la enmienda que nos da el derecho a la no autoincriminación. La Constitución lo resume de manera sencilla, “No se obligará a ninguna persona, en ninguna causa penal a atestiguar contra si misma…”. Sin embargo, al igual que sucede con la mayoría de los derechos constitucionales, estos están sujetos a interpretación de los Tribunales.
Para no complicarnos con términos jurídicos algo rebuscados, lo importante es saber que todas las personas que vivimos en este país, tenemos derechos bajo la Constitución de los Estados Unidos. Por ejemplo, el derecho a rehusarse a dar consentimiento a Inmigración o Policía para que le registren a usted, su carro o su casa. Tenemos derecho a permanecer en silencio y si queremos ejercerlo debemos decirlo en voz alta. Tenemos derecho también, a llamar al Consulado de nuestro país de origen y deben permitir a esas autoridades que nos visiten si lo pedimos. Finalmente tenemos derecho a hablar con un abogado antes de contestar cualquier pregunta y no estamos obligados a firmar nada que no entendamos.
Aunque en la práctica las detenciones y el trato de la autoridad puede ser algo inesperada, es necesario saber de los derechos que nos asiste en este país. Esto no pretende ser un consejo legal sino una cuestión de protección que no debemos tomarlo a la ligera.
Identidad Latina
news@identidadlatina.com
Identidad Latina

Identidad Latina
Acerca del Autor