Connecticut Huskies: con mucho talento y dudas

La nueva temporada del baloncesto universitario ha comenzado y con ella llegaron también las dudas junto a la esperanza de este conjunto de los Huskies de Connecticut.

Otra figura, en este caso, Hasheem Thabeet, se fue del equipo, dejando un gran hueco en el centro de la cancha, esa torre que atoraba las penetraciones y bloqueaba todo tiro que se asomaba. ¿Qué tendría para ofrecer este equipo de Uconn este año?

Como lo han demostrado, pueden tener partidos como el de la semana pasada frente a LSU, cuando Uconn corrió, anotó y dominó el encuentro de principio al fin ganando por casi 30 puntos. Con el manejo de Kemba Walker, la explosividad de Jerome Dyson y la agilidad de Stanley Robinson. Todos estos fueron jugadores claves de un equipo de Uconn que el año pasado llegó a estar número 1 en el ranking.

A la vez, en el siguiente partido, el conjunto de Storrs tuvo un encuentro bastante mediocre. Un partido lleno de errores, impresiciones y una derrota frente a los archi-rivales de Duke que mostró lo débil que puede ser este equipo.

Dos partidos, dos caras. Cuál de ellas terminará siendo la que mas seguido veamos, aun todavia queda por ver. Lo cierto es que talento hay como para competir en cualquier noche contra todo equipo que se le cruce.

Sin duda, no hay mejor preparatoria para el torneo de la NCAA, el March Madness, que compitiendo noche tras noche frente a estos equipos del Big East (ver tabla), que vienen nuevamente bien fuertes. Luego de un mes de competición, nos encontramos con siete equipos que aun siguen invictos, mientras que otros siete tienen solo una derrota.

Claro, la competición entre equipos de Big East aun no ha empezado, son solo partidos frente a otras conferencias, pero los récords muestran el dominio que la conferencia tiene sobre las otras. El número mágico sigue siendo 7, ya que hay siete equipos del Big East que en este momento se encuentran dentro de los mejores 25 de la nación, un número increible de digestir.

El jugador clave tiene que ser Dyson, él perdió los últimos dos meses de la temporada pasada, quedando lesionado en un momento clave de la temporada, dejando al equipo vulnerable. La superioridad demostrada en esos primeros meses de la temporada 2008-09, nunca regresaron, y el equipo terminó perdiendo en el Final Four.

Si hubo algo positivo de la lesión de Dyson, fue el destape de Stanley Robinson que terminó el año de una manera espectacular, tomando control del equipo, luego de haber empezado el año en el banco.

Ajústense los cinturones y a ver lo que nos trae este año el conjunto de Jim Calhoun.

Avatar
Acerca del Autor