Confían en cerrar con éxito el convenio que regulará la presencia de tropas de EEUU en Irak

Bagdad, 21 ago (EFE).- Estados Unidos e Irak se mostraron hoy confiados en terminar pronto y con éxito unas negociaciones que comenzaron hace cinco meses y que buscan definir la presencia de las tropas estadounidenses en este país a partir del año próximo.

"Cuando finalmente lo tengamos, será un excelente convenio", afirmó la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, en una rueda de prensa que ofreció en esta capital, a la que llegó por sorpresa hoy.

El mandato actual de la coalición militar internacional en Irak, encabezada por EEUU, fue fijado por el Consejo de Seguridad de la ONU y expira a fines de este año. Más allá de esa fecha, las tropas necesitan un marco legal que fije su papel y su tamaño.

Inicialmente, los dos Gobiernos se habían fijado la fecha de fines de julio para cerrar el acuerdo sobre seguridad, pero el plazo fue superado sin que se lograra, y, según fuentes oficiales, se están redoblando esfuerzos para completarlo lo antes posible.

"Este convenio es la versión más avanzada de cualquier otro convenio estratégico que haya definido EEUU con cualquier otro país del mundo", afirmó el ministro de Asuntos Exteriores iraquí, Hoshiar Zibari, en la rueda de prensa que compartió con Rice.

Flanqueados por las banderas de los dos países, ni Rice ni Zibari quisieron dar detalles sobre los temas más sensibles del convenio que se negocia, y sólo insistieron en su confianza de que las negociaciones terminarán con éxito.

Los dos temas más sensibles están vinculados con el calendario de la retirada gradual de las tropas extranjeras que se encuentran aquí y la inmunidad de la que gozarán los soldados estadounidenses que sigan en Irak a partir del año que viene.

EEUU siempre se ha mostrado en contra de que sus efectivos militares en cualquier otro país tengan que responder judicialmente ante los tribunales locales, un tema delicado para Washington que se enfrenta al derecho soberano de Irak.

Acerca de las fechas, aunque se negocian en las conversaciones que mantienen las dos partes, los jefes de la diplomacia de los dos países no dieron nuevas pistas.

"Este acuerdo determina las condiciones principales que se requieren para la presencia temporal de las tropas estadounidenses", dijo Zibari.

"Esto -agregó- es una señal de confianza en el esquema del aparato militar y de seguridad de Irak, que está tomando cada vez más responsabilidades".

Hay versiones distintas sobre las fechas que manejan las dos partes para la retirada de las tropas de combate estadounidenses. Mientras fuentes oficiales iraquíes hablan de fechas determinadas, Estados Unidos prefiere mantener silencio.

En recientes declaraciones, el viceministro de Exteriores de Irak, Mohamed Alhay Hamud, dijo que el acuerdo insistirá en la necesidad de que las tropas estadounidenses se retiren de los pueblos y de las ciudades iraquíes el 30 de junio del 2009.

No fue confirmado hoy por Zibari, quien insistió en que, "como el acuerdo no está terminado, no se pueden dar fechas".

Rice mantuvo la misma línea: "Siempre hemos dicho que el papel, la misión y el tamaño de las tropas de la coalición debe estar basado en las condiciones sobre el terreno y de lo que se necesita".

También recordó que la seguridad de algunas áreas del país ahora sólo está a cargo de soldados iraquíes y destacó los resultados del refuerzo, a partir del año pasado, de los efectivos estadounidenses que se encuentran en Irak.

"Las tropas iraquíes -añadió Rice- han demostrado que están siendo cada vez más fuertes".

Los dos representantes no dieron a conocer cuándo se calcula que quedarán concluidas las negociaciones, aunque dijeron que el final "está cerca", según Rice.

El convenio aún tiene que pasar por la discusión política de las autoridades de las dos partes y, de lo poco conocido hasta ahora, ya han comenzado a surgir señales de oposición.

Entre los que se oponen se encuentran la Comisión de Ulemas Musulmanes Suníes y el bloque de milicianos del clérigo radical chií Muqtada al Sadr, uno de los principales enemigos de la presencia de las tropas estadounidenses en Irak.

Los seguidores de Al Sadr han organizado manifestaciones cada viernes para condenar un acuerdo que puede garantizar la presencia militar estadounidense a partir del año que viene.

Acerca del Autor