Clinton reconoce matrimonio gay en Nueva York, pero evita aclarar su postura

Washington, 27 jun (EFE).- La secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, reconoció hoy la importancia de la "histórica" legalización del matrimonio homosexual en el estado de Nueva York, pero evitó aclarar si respaldaría esas uniones a nivel nacional.
La exsenadora por Nueva York consideró, en una alocución con motivo del mes nacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transgénero (LGBT), que el voto del viernes en el Senado estatal es "histórico" porque "da una gran visibilidad y credibilidad al trabajo" que los defensores del colectivo han hecho a lo largo de muchos años.
Clinton, que se opuso al matrimonio homosexual pero respaldó las uniones civiles tanto durante su etapa en el Senado como en la carrera hacia las primarias demócratas por la Presidencia en 2008, aseguró a principios de este año que su postura al respecto no había cambiado.
Muchos esperaban, por tanto, su reacción a la aprobación de la medida en Nueva York, donde la propuesta del gobernador Andrew Cuomo reunió 33 votos a favor y 29 en contra, convirtiendo al estado en el sexto del país, y el mayor en población, en legalizar el matrimonio gay.
En un discurso prudente, en la línea del ofrecido el viernes por el presidente del país, Barack Obama, en Nueva York, Clinton mostró su apoyo a los avances que la medida supone para la comunidad homosexual, pero evitó abrir la puerta a un posible cambio de política a nivel nacional.
"En este tipo de asuntos, nuestro país y nuestros valores están verdaderamente en juego", aseguró la secretaria de Estado, para quien la lucha de los homosexuales es "una de las batallas de derechos humanos más urgentes e importantes de todos los tiempos".
Clinton destacó los avances que se han hecho en este terreno en 2011, como la aprobación este mes de la resolución contra la discriminación por orientación sexual en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU y el refuerzo de la prevención de la violencia contra los homosexuales en Honduras, entre otros.
La secretaria de Estado también contó la historia de un senador republicano que decidió cambiar su voto en la medida aprobada el viernes "porque no soportaba pensar que una parte de los ciudadanos a los que representa fueran tratados de forma diferente".
Añadir Nueva York a la lista de estados que reconocen el matrimonio homosexual permitirá duplicar el total de población estadounidense que vive en estados donde ese tipo de uniones son legales, una lista que se completa con Massachusetts, Nueva Hampshire, Vermont, Connecticut y Iowa, además de Washington DC.
"El resultado del voto en Nueva York tendrá un impacto tremendo a la hora de dar forma al debate sobre el asunto en todo el país", dijo al diario New York Times el portavoz de la organización Human Rights Campaign, Fred Sainz.
No obstante, los expertos también recuerdan que cada vez que un estado ha lanzado una iniciativa para ilegalizar las uniones entre homosexuales, ésta ha triunfado. El caso más sonoro fue el del referéndum en California en 2008, conocido como Proposition 8.
Pero el triunfo de la medida en Nueva York ha dado aliento a quienes buscan aprobar una medida similar en Maryland y Rhode Island, y, a más largo plazo, en Delaware, Nueva Jersey y Pensilvania, estados con mayoría demócrata en sus parlamentos.
El 53 % de los estadounidenses cree que la ley federal debería reconocer las uniones homosexuales, según una encuesta publicada en mayo por Gallup que apuntó a que, por primera vez en la historia, existe una mayoría de la población que respalda los matrimonios entre personas del mismo sexo.
El hecho de que la campaña para legalizar las uniones gay en Nueva York estuviera financiada en gran parte por donantes republicanos refuerza el optimismo de los activistas que apoyan la medida, quienes, sin embargo, echan en falta un respaldo claro y rotundo del Gobierno de Obama.

Avatar
Acerca del Autor