Carlos Boltes, integrante del “Dúo Alturas”

“La combinación de lo clásico con el folklore es sensacional”

Carlos Boltes (38) nació en Santiago de Chile. Aprendió desde niño a tocar el charango, instrumento típico de los andes, y ya a los 16 años integraba el grupo Barroco Andino. A los 23, dió un giro su carrera y decidió estudiar música clásica y especializarse en viola, graduándose de la Universidad Católica de Chile, posteriormente recibió una beca para perfeccionarse en la Universidad de Pittsburg. Luego estudiaría con Lawrence Dutton, uno de los mas renobrados violistas del mundo, esta vez en la Universid de Hartford, donde actualmente enseña y es primera viola de la Orquesta Connecticut Virtuosi. El Dúo Alturas, nace de su encuentro con Scott Hill, guitarrista candiense, con quien trabaja desde hace 2 años en un proyecto único, juntaron la guitarra con la viola. El 2 de Mayo próximo, realizarán otra edición del

Festival de Música de Cámara de Simsbury, CT, donde presentarán a Horacio Salinas, ex integrante del grupo chileno

“Inti Illimani”, uno de los hitos de la música folklórica de sudamérica.





Hablar con Carlos Boltes fue una experiencia muy especial, el jóven músico chileno, llegado a los Estados Unidos hace 11 años y con 4 de residencia en Hartord, exhibe a cada momento su pasión por la música, aquella que aprendió desde niño, con el charango en mano y las guías que tuvo a lo largo de su vida. “de los 16 a los 23 años integré Barroco Andino, haciendo folklore, tocando el charango y varios intrumentos de cuerda, este grupo tuvo la particularidad de que, cuando Pinochet proscribe el folklore, empezó a tocar música clásica”.

Carlos inició estudios de arquictectura, luego psicología, pero él sabía que los suyo era la música y empezó a estudiar música clásica en la Universidad Católica de Chile “en algún momento fuí músico clásico de día y folklórico de noche”, nos dice. Finalmente se dedicó íntegramente a la viola, lo que le permitió conseguir una beca para hacer un postgrado en la Universidad de Carnegie Mellon en Pittsburg. Estando allá presenció una presentación del afamado Cuarteto de Cuerdas Emerson, que ha ganado varios grammys y eso le haría tomar otro rumbo a su carrera “tuve la suerte de conocer al violista Lawrence Dutton, uno de los mejores en el mundo, y ahí nomas le dije que quería estudiar con él, al principio dijo no, insistí y finalmente tuve el privilegio de ser su alumno por 2 años en la Universidad de Hartford”.

Después hubo otro episodio fundamental para su futuro, el encuentro con Scott Hill, originario de Canadá, “En mi último año de estudios en Hartford, conocí a mi amigo Scott, él es un talentoso guitarrista, y le sugerí juntarnos para tocar, él la guitarra y yo la viola, una combinacion que practicamente no existe, aceptó y causamos gran impacto, a los profesores les gustó mucho el sonido, son dos instrumentos intermedios, ni muy agudos ni muy graves, hicimos arreglos de autores como Piazzola y otros y la originalidad fue bien aceptada... Así nació el Dúo Alturas”.

En la Universidad les pidieron que sigan tocando juntos y continúan con fuerza el proyecto, han grabado algunos discos y tienen muchos planes, “además, bajo la manga yo traía el charango, incorporé este instrumento al dúo y salió muy bueno”, nos refiere Carlos.

Esto del charango le trajo a la memoria sus inicios y el contacto con las cosas del sur, “hay que reconocer que el boliviano Ernesto Cabur es el padre de todos los charanguistas, él llevó el instrumento a Chile”. Visíblemente emocionado nos comenta algo mas de su Chile querido “Víctor Jara y Violeta Parra, por nombrar a dos grandes que se los llevó la dictadura de Pinochet, son la base de la cultura de mi país, ellos son los responsables del renacimiento de nuestras tradiciones, fueron compositores, recopiladores, intérprete, poetas...de todo, ellos lograron ser el ideal del artista; a su innegable talento le unieron las denuncias por las injusticias de aquel tiempo....”.

Le preguntamos si la música de cámara es para un público selecto. “Hay que saber que el jazz, el folklore, o cualquier música que se toque en una sala pequeña es música de cámara, hay gente que le tiene miedo a las obras larguísimas, especialmente a los clásicos, en ese sentido con el Dúo Alturas nos propusimos ser mas amplios y hacer música mas interesante, mas atractiva para la gente, es una combinacion entre lo entretenido y lo de buena calidad”

Por estos días, hay mucha ansiedad en él, ya que el 2 de Mayo, inician una edición mas del Festival de Música de Cámara de Simsbury, con la llegada del reconocido músico Horacio Salinas, ex integrante y fundador del Grupo “Inti Illimani”. “Estando en Chile hace un tiempo le llevé un demo de Alturas a Horacio Salinas y le pedí si podía escribir algo para nosotros, él ha hecho muchas obras que se han estrenado en los Estados Unidos”. Luego de meses de comunicación, Salinas aceptó la invitacion este año y estará en el Festival.

Hablando del encuentro en el Heno Memorial Hall de Simsbury, “Empezaremos con Alturas tocando obras del autor cubano José Lescano, luego Horacio Salinas tocará dos óperas de compositores latinoamericanos para guitarra y luego nos incorporamos con el dúo y tocaremos folklore en la primera parte, ya el segunda, haremos un arreglo de ‘Danzas Peregrinas’ de Salinas y después un cuarteto con Horacio y Gonzalo Cortez, interpretando música de Víctor Jara y del propio Salinas. Será algo muy intretenido”.

Sobre el final, nuestro entrevistado nos habló sobre su visión de los latinos y la música clásica en nuestro área “Conozco muy pocos hispanos en la escuela de música, creo que todavía les cuesta hacerse la idea de estudiar mucho un instrumento, los latinos somos mas de fiestas, jaranas y no lo veo mal, pero al talento innato de nuestra gente se le debe dotar de disciplina, si se lograran coincidir en esto, sería perfecto. Aca hay muchas posibilidades pero hay que buscarlas”. Y sobre el futuro de “Alturas Duo” nos dijo “actualmente con Scott enseñamos en la Universidad, pero la idea sigue siendo ganarnos la vida con el Dúo Alturas, seguir proyectándonos, hacer tours con compositores; y también lograr una residencia en la Universidad para enseñar folklore y música clásica a tiempo completo”. J.A.
Jorge Alatrista

Acerca del Autor