Canadá ordena la deportación de una desertora estadounidense

Toronto (Canadá), 7 ene (EFE).- Las autoridades canadienses ordenaron hoy la deportación de Kimberly Rivera, una soldado estadounidense que desertó de su unidad y huyó a Canadá, luego de pasar varios meses en Irak.

Rivera, residente en la localidad tejana de Mesquite, se refugió en Canadá el 18 de febrero de 2007 junto con su marido y sus tres hijos para buscar "nuevas oportunidades y esperanza" para su "familia".

Un tribunal de inmigración ordenó hoy que Rivera abandone Canadá el próximo 27 de enero.

Rivera había solicitado a las autoridades canadienses permanecer en el país, especialmente ya que su hija más pequeña, Katie Marie, nació en Canadá.

Rivera, la primera soldado estadounidense que se ha refugiado en Canadá según el grupo canadiense Campaña de Apoyo a los Resistentes a la Guerra, es al menos el séptimo miembro de las fuerzas armadas de EE.UU. que ha sido forzada a abandonar Canadá.

En la página de Internet del grupo de apoyo a los desertores, Rivera escribió que durante su destino en Bagdad en 2006 estuvo asignada a guardar la entrada de su base, "registrando vehículos, civiles y convoyes militares".

"Después de tomar conciencia sobre la vida de los civiles que no pueden escapar el trauma o el dolor y la pérdida de la gente que aman, vi la verdad y no fue agradable. La gente perdiendo sus vidas por la avaricia de una nación", escribió Rivera.

El grupo de apoyo a los desertores estadounidenses, que estima que unos 200 soldados estadounidenses viven en Canadá para evitar ser enviados a Irak, teme que si Rivera es forzada a volver a Estados Unidos se enfrentará a una corte marcial y meses de prisión.

En julio de 2008, otro desertor de la guerra de Irak, Robin Long, fue expulsado de Canadá.

En su dictamen, la jueza del caso determinó que había decidido expulsar a Long porque estaba convencida que no sufriría consecuencias por desertar.

Una vez en Estados Unidos, Long fue sentenciado a 15 meses de prisión.

Acerca del Autor