RESEÑA DE TEATRO: “Bye Bye Birdie”

Por Bessy Reyna

Janet Dacal  (Rose) y George Merrick (Albert) en el número “Put on a Happy Face” (Foto de Diane Sobolewski - Cortesía de Goodspeed Musicals).

Hay obras de teatro que no tienen nada en común con mi experiencia personal, ya sea por el tema, o las culturas que representan, pero definitivamente esto no fue lo que me pasó viendo la obra Bye Bye Birdie, la que se presenta en Goodspeed Musicals en East Haddam. La obra Birdie, con sus adolescentes pegadas al teléfono con marcador rotativo, y sus faldas amplias, zapatillas con medias cortas y peinados de "cola de caballo" si me hizo regresar rápidamente a mi época de adolescencia en Panamá, cuando a pesar de la distancia entre ese país y USA, la música de Rock&Roll se puso de moda y era la que escuchábamos los adolescentes. Nunca olvidaré que a  mi pobre papá, a quien solo le gustaba la música clásica, nos pedía por favor que cambiáramos la estación de radio, y mi vecina Doña Zebede, nos mandaba mensajes con su hijo para que dejáramos de bailar porque el piso de su apartamento iba a caer en el nuestro.

Fue para mi también curioso comparar los valores de las familias y la inocencia de esos jóvenes al final de los años 50 y principios del 60, con la libertad que tienen los adolescentes hoy, o escuchar la música de Rock que causó tal escándalo al inicio, también al ser comparada con la que es popular entre los adolescentes raperos a nivel mundial.

A pesar de que Elvis Presley murió el 16 de Agosto de 1977, hace casi cuatro décadas, tanto su música como su historia sigue siendo popular, y su mansión Graceland se ha convertido en un lugar de peregrinaje, el que visitan miles de personas cada año. Si consideramos el impacto de Elvis en la música y la cultura de USA, no es de extrañar que Michael Stewart, Charles  Strouse, y Lee Adams, se unieran para escribir el libreto, la música y las letras de Bye Bye Birdie, esta comedia musical en la que un cantante -Conrad Birdie- que se parece y se mueve como Elvis, es reclutado para servir en el ejército en el 1958. Birdie fue estrenada en Broadway y en 1960 y también llevada al cine en 1963 y luego a la TV. Cada adaptación agregó o eliminó canciones del original.

La obra cuenta con numerosos personajes sobre todo los padres de familia, los adolescentes del pueblo, y varios hombres sentados en un bar; y se desarrolla en su mayoría en la estación del tren y una casa en el pequeño pueblo de Sweet Apple. ¿Cómo termina este famoso cantante en este pueblo y qué ocurre una vez que él llega allí? Son los enredos que causa su visita los que van dándole vida a esta comedia.

El actor Rhett Guter, en el papel de Birdie es magnífico, el personaje tiene el peinado y los movimientos de Elvis y su carismática personalidad hace creer que cualquier adolescente sería capaz de enamorarse de él y seguirlo al fin del mundo.

La actriz Janet Dacal, tiene el papel principal de Rose Alvarez, al que le dio vida la gran Chita Rivera cuando la obra fue estrenada en Broadway. Rose es la secretaria enamorada desde hace 8 años de su jefe Albert Peterson, actuado con gran habilidad por George Merrick. Dacal, con su número de baile "Spanish Rose", demuestra su gran talento al convertirse de una escena a otra, de tímida secretaria de Peterson, cansada de esperar porque él le pida matrimonio, a una seductora bailarina en el bar de Maude. Dacal aparece en numerosas escenas y tiene varios importantes números  musicales, entre ellos "What did I ever see in Him" y "An English Teacher" mientras que Merrick, trata de conquistarla con las canciones "Put on a Happy Face" y "Talk to me".

El triunfo de esta obra se debe también, no solo a los personajes principales sino a otros de canto y baile, en los que aparecen la mayoría de la compañía, en particular “A Lot of Livin'to Do”. La canción es como un himno de rebeldía de los adolecentes contra las limitaciones que sus padres les han impuesto, entre ellas, hasta cuál hora pueden estar fuera de casa con sus amigos; qué hacen y demás preocupaciones típicas de padres en los 50 y 60.

La actriz (Tristen Buettel) en el papel de Kim, una adolescente que forma parte del club de admiradoras de Birdie, es magnífica. Kim ha sido seleccionada para que Borie la bese antes de tomar el tren que lo llevará al ejército. Su novio Hugo (Alex Walton) muerto de celos, se emborracha y es culpable de muchos de los enredos en el que se encontrarán los personajes. La idea de el "último beso" y la canción que Birdie le canta a Kim, es de Rose, la que quiere ayudar a Alberto, ya que él es el agente teatral de Birdie. Su compañía está casi en bancarrota. Rose cree que la publicidad y venta de discos de esa canción, podrán ayudarlos. Mientras tanto, el amor de Rose y Albert tiene una gran enemiga, en la madre de Albert, la que no lo deja tranquilo ni un instante y hasta lo sigue al pueblo de Sweet Apple. La actriz Kristine Zbornik como Mae Peterson, trata de hacerlo sentir culpable cuando él quiere casarse con Rose cantándole la canción "A Mother Doesn't Matter Anymore" (“Una madre ya no importa para nada”) pero hasta con este truco recordándole todo lo que ella hizo por él, no le funciona.

Una de las escenas más cómicas y en la que  participan un gran número de actores, es cuando la familia MacAfee, padres de Kim, van a ser entrevistados en el famoso show de Ed Sullivan. De repente todo el mundo quiere salir en pantalla sea como sea. El actor Warren Kelley como Mr. MacAfee es estupendo en su papel del padre que no quiere perder el control de su hogar, el que ha sido invadido por Birdie, Peterson, la mamá de Peterson y Rose. El joven actor Ben Stone- Zelman en el papel de Randolph MacAffee de 11 años, es perfecto como el niño a quien nadie le hace caso ya que todos los adultos están revoloteando alrededor de Birdie.

Dirigida por Jenn thompson, coreografiada con gran fluidez por Patricia Wilcox, con una escenografía simple que permite cambiar de escenas rápidamente bien diseñada por Tobin Ost, esta es una obra que vale la pena ver. La segunda vez que asistí, lo hice acompañada de una niña de 10 años, quien  no le quitaba la vista en ningún momento a las escenas y además unía sus aplausos a los efusivos del público en general.

Birdie no es una obra creada para tener pensamientos existenciales profundos, sino simplemente para poder disfrutar por unas horas lo mejor que el teatro musical tiene que ofrecer y el tener la oportunidad de valorar a los 26 actores, bailarines, cantantes y los grandes músicos de la orquesta de Goodspeed, dirigida por Michael O'Flaherty, los que nos ofrecen una tarde divertida que nos permite, al menos por unos instantes, olvidarnos de la problemática política y social en que vivimos, y como dicen en una de sus canciones "Put on a Happy Face" (“Ponte una cara de felicidad”).

Debido a su popularidad, la obra ha sido extendida hasta el 8 de Setiembre y se agregaron varios matinees para acomodar al público deseoso de verla. Goodspeed Musicals está ubicada en East Haddam. Para mayor información visiten: www.goodspeed.org o llamen al 860-873-8668.

* Bessy Reyna es miembro de Connecticut Critics' Circle, la agrupación de Críticos de Teatro de Connecticut.
Bessy Reyna
bessy_reyna@hotmail.com
www.bessyreyna.com

Identidad Latina
Acerca del Autor

Cruel eliminación del TPS por parte del gobierno de Trump

El presidente que terminó DACA ahora amenaza al “Dream Act” con drásticas medidas

Revocación de DACA: Es tiempo de presionar el Congreso

¿Mantendrá la Casa Blanca como rehenes a los Dreamers?

¿Mantendrá la Casa Blanca como rehenes a los Dreamers?

INMIGRACIÓN: un cubano se salva por ahora de la deportación

Trump respalda reducir a la mitad la inmigración legal en EE.UU

La agenda “transparente” del Presidente Trump

Kris Kobach, anti-inmigrante y todavía con poder en los EEUU

INMIGRACIÓN: Ley de Confianza de Illinois, modelo para política pro inmigrante en EEUU

Clima

noviembre 21, 2017, 2:25 pm
Soleado
Soleado
14°C
sensación térmica: 10°C
presión: 1020 mb
humedad: 40%
viento: 6 m/s SSW
Ráfagas: 11 m/s
UV-Index: 1
salida del sol: 6:48 am
puesta de sol: 4:26 pm