BUENOS OFICIOS: Preceden el diálogo entre Israelíes y Palestinos

Jerusalén, 13 jul (EFE).- Israelíes y palestinos regresan mañana a la mesa de negociación en Jerusalén para iniciar formalmente un nuevo proceso de paz, tras la liberación, la próxima madrugada, de 26 palestinos y después de los anuncios de nuevos asentamientos en el territorio ocupado.
"Una de cal y otra de arena", así podría definirse la política seguida por Israel con los palestinos, aunque la liberación de prisioneros no ha estado exenta de críticas por no incluir reclusos de Jerusalén Este o residentes en Israel o por el procedimiento unilateral seguido para su excarcelación.
Israel se comprometió a liberar a 103 presos palestinos encarcelados en sus prisiones antes de los Acuerdos de Oslo (1993) como gesto destinado a allanar el camino al regreso al diálogo, paralizado desde hace cerca de tres años.
Los 26 que serán liberados hacia la medianoche de hoy son los primeros de un total de cuatro tandas de presos palestinos que verán la calle dependiendo del curso de la negociación.
Los trámites para su liberación comenzaron después de que una comisión ministerial aprobara el listado en la medianoche del lunes.
De acuerdo a su procedencia, catorce de los reclusos oriundos de Gaza serán conducidos a la terminal fronteriza de Erez, en el norte de la franja, y los doce restantes de Cisjordania, al cruce de Betunia, próximo a Ramala, explicó a Efe una fuente del servicio penitenciario israelí.
El presidente palestino, Mahmud Abás, ha instruido a los regidores de las localidades de Cisjordania de donde proceden los prisioneros que celebren recepciones para recibir a los liberados, mientras que la ceremonia oficial tendrá lugar en la sede de la gobernación de Ramala, la Muqata, ya de madrugada.
Veintiuno de los presos fueron condenados por la muerte de israelíes o por ser sospechosos de colaborar con el enemigo, mientras los restantes por su implicación en intentos de asesinato o secuestro. La mayoría ha cumplido más de dos décadas entre rejas.
Los palestinos argumentan que los que van a ser liberados actuaron en tiempos de conflicto, antes de que las dos partes rubricaran en primer acuerdo interino en 1994.
Sin embargo, su puesta en liberad levanta ampollas en Israel y el responsable de la asociación de víctimas del terrorismo Almagor, Meir Indor, considera la medida "una claudicación ante las organizaciones terroristas palestinas".
La situación se ha visto enrarecida por el anuncio el domingo del Ministerio israelí de Vivienda de licitaciones para la edificación de 1.200 viviendas en Jerusalén y Cisjordania y la aprobación de otro proyecto, revelada hoy, para construir más de 900 casas en Guiló, al sur de la Jerusalén ocupada en 1967.
"Todos estos anuncios de planes aprobados hace tiempo tienen el único objetivo de perturbar las conversaciones", dijo a Efe Pepe Alalu, concejal de la Municipalidad de Jerusalén del partido pacifista Meretz.
De hecho, los anuncios han enfurecido a los palestinos, que acusan a los israelíes de sabotear el diálogo antes de empezar.
"Está claro que el Gobierno israelí intenta sabotear deliberadamente los esfuerzos de EEUU y la comunidad internacional para reanudar las negociaciones aprobando más asentamientos", lamentó el negociador palestino Mohamed Shtaye.
De acuerdo a medios locales, estas proclamas son una manera de apaciguar los ánimos de los sectores más derechistas del Ejecutivo de Benjamín Netanyahu, reacios a la liberación de presos.
El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, descartó ayer en Bogotá que los anuncios de nuevas colonias sean un "contratiempo" y precisó que eran "algo esperado hasta cierto punto".
Kerry exhortó a "todas las partes a que no reaccionen o no hagan provocaciones de manera adversa" y reiteró que Washington, principal patrocinador del proceso de paz que comienza mañana, considera "todos los asentamientos ilegítimos".
Por su parte, el movimiento islamista palestino Hamás, que gobierna en la franja de Gaza, advirtió el lunes de que Abás no está autorizado para negociar con Israel.
El destacado dirigente el grupo en Gaza, Mahmud A Zahar, manifestó que la reanudación de las conversaciones con Israel "contradicen el consenso nacional palestino" y que el presidente palestino "ha ignorado a los poderes y facciones políticas". Daniela Brik

Avatar
Acerca del Autor