Bolivia, millonario en litio

Una gran explanada de sal que contiene litio, el metal invisible a los ojos y menos pesado que el agua, puede cambiar la pobreza crónica de Bolivia y hacer posible que la industria automotriz mundial pase masivamente a la propulsión eléctrica, si el presidente Evo Morales logra poner en marcha una estrategia para que su país protagonice ese cambio.
*** Esa espectacular planicie de sal está situada en el departamento de Potosí, a 553 kilómetros al sur de La Paz y una altitud de 3.670 metros sobre el mar.

El objetivo de Morales es convertir a Bolivia en el proveedor de la energía en baterías de ión-litio recargables que requieren los vehículos eléctricos o híbridos de última generación.

Y también lo requieren millones de ordenadores portátiles, teléfonos celulares, relojes, cámaras fotográficas, filmadoras digitales y reproductores de música.

"Definitivamente, tener litio es lo mejor que le ha pasado a Bolivia", ha afirmado el reconocido experto boliviano en el tema, Juan Carlos Zuleta. Y es que este país andino, situado en el centro de Suramérica, posee tal cantidad de litio que su valor -calculado por el mismo analista- se sitúa en un billón de dólares, cuando el PIB actual de Bolivia es apenas de 16.000 millones de dólares.

Avatar
Acerca del Autor