Beckham inicia tercera temporada con la MLS en plena crisis

Carson (California, EEUU), (EFE).- El astro inglés David Beckham comienza su tercera temporada como gran figura del Galaxy de Los Ángeles en plena crisis de confianza por parte de los propios compañeros y aficionados del equipo que piensan que no se toma en serio su presencia en la Liga Profesional de Estado Unidos (MLS).

Desde octubre del 2007, cuando el Galaxy se quedó sin opción a luchar por el título, la figura de Beckham, que había llegado en plan de gran estrella salvadora, en julio de ese mismo año, después de concluir la temporada triunfal con el Real Madrid, comenzó a desvanecerse y con ella todo el experimento montado por la MLS.

No fue mejor la segunda temporada del 2008, que la jugó entera, pero sin que el astro inglés generase ningún tipo de “éxtasis” futbolístico con el Galaxy, sino todo lo contrario, los malos resultados generaron un crisis completa en la dirección que lo contrato para terminar todos fuera de sus cargos.

Después de haber dejado en plena crisis al equipo del Galaxy, el rendimiento de Beckham también comenzó a generar el malestar dentro de la plantilla, que vieron como la figura a la que le pagaban 6,5 millones de dólares por temporada, no era capaz de ayudarles, cuando menos, estar en la fase final del campeonato. El malestar era evidente, pero al irse de vacaciones nadie quiso hacer más comentarios sobre la situación que se vivía dentro de la plantilla del Galaxy.

Hasta que surgió de nuevo el nombre de Beckham y esta vez para pedirle a los directivos del equipo que le dejasen ir a jugar a la liga italiana con el AC Milan, para no perder la forma física y llegar en mejores condiciones al inicio de la temporada del 2009 en la MLS.

Los directivos del Galaxy aceptaron la negociación con el Milán para que estuviese cedido hasta marzo del 2009, que era la fecha establecida para reincorporarse con el resto de la plantilla, que ahora iba a ser dirigida por Bruce Arena, el ex seleccionador de Estados Unidos, encargado de un nuevo proyecto dentro del equipo.

Sin embargo, después de haber llegado al Milán y comenzar a jugar con éxito, Beckham planteó al Galaxy, con el consentimiento del Milán, de seguir hasta el final de temporada en la competición de la liga italiana y torneos internacionales.

Pero lo que si le espera al astros inglés es la publicación mañana, martes, de un libro titulado: “El experimento Beckham”, en el que la gran figura del fútbol estadounidense y compañero de equipo, Landon Donovan, le critica abiertamente la “ética” profesional y “compromiso” que hasta ahora ha demostrado con el Galaxy.

Quienes conocen a Donovan aseguran que es uno de los deportistas más íntegros que hay no sólo dentro del fútbol sino en todo el país, al que le gusta decir siempre la verdad tanto dentro como fuera del campo, con autocrítica para su propio rendimiento.

De ahí que sus críticas hacia Beckham hayan generado de inmediato una polémica sobre el verdadero perfil que hasta ahora había tenido el astro inglés y su proclamada profesionalidad durante los 17 años que lleva en el fútbol.

De principio, que haya sido el jugador más popular del fútbol estadounidense el que se la ha cuestionado ha pillado por sorpresa hasta la misma MLS, que sabe que era lo peor que le podía suceder a la llegada tardía de Beckham.

“Digamos que se queda tres años más”, destacó Donovan. “Yo no voy a pasarme los próximos tres años de mi vida haciendo las cosas así. Esto es una maldita miseria. No quiero que el fútbol tenga que ser así”.

Ante esta crítica y contundencia, Beckham ya ha manifestado que es la primera vez que un compañero ha hecho este tipo de manifestaciones sobre su profesionalidad, sin que antes se lo haya dicho a él personalmente.

“Lo único que puedo decir es que es la primera vez que me sucede algo así en mi carrera profesional y espero tener una conversación en privado con Landon para que podamos clarificar el asunto”, señaló Beckham.

Avatar
Acerca del Autor