Aumentó la Matrícula de Estudiantes Hispanos en EEUU

SUPLEMENTO HERENCIA HISPANA

El Mes de la Herencia hispana empieza con una grata noticia para la comunidad hispana. Un reciente análisis de las estadísticas de la Oficina de Censo de los Estados Unidos, realizada por Pew Hispanic Center, da a conocer que la población estudiantil hispana alcanzó un número sin precedentes el 2011. Por primera vez, los jóvenes hispanos entre los 18 y 24 años registrados en instituciones superiores superaron los dos millones, lo cual significa un récord de 16.5% matriculados.
La población hispana estudiantil representa ahora el grupo minoritario más grande en los campus universitarios. Además, y también por primera vez, los estudiantes hispanos forman la cuarta parte (el 25.2%) en los Colleges de dos años. Por otro lado, en las escuelas públicas de la nación la población hispana ha alcanzado otro récord, uno de cada cuatro estudiantes, es decir el 24.7% de los estudiantes de las escuelas elementales son hispanos. Además, Es necesario tener en cuenta que el total de la población hispana matriculada, de pre-K al doce grado, en las escuelas estadounidenses ha logrado el récord de 23.9% el 2011.
Estas nuevas estadísticas alentadoras para la comunidad hispana del país no hacen sino reflejar la tendencia ascendente iniciada años atrás. Entre 1972 y el 2011, el número de estudiantes hispanos, entre los 18 y 24 años, inscritos en las universidades ha ido creciendo de forma impresionante, de 2.9% a 16.5%. En el mismo periodo, la población de estudiantes de las escuelas públicas creció del 6% al 23.9%. En ambos casos el rápido crecimiento de la población hispana ha jugado un rol importante para el aumento sustancial de estudiantes de ese origen en las últimas cuatro décadas.
Sin embargo, el aumento considerable de la población hispana no es el único factor para explicar el crecimiento de dicha población estudiantil. Hoy en día, el alto número de jóvenes hispanos que completan la educación secundaria permite que muchos de ellos puedan elegir continuar sus estudios en la Universidad. De acuerdo al análisis de Pew Hispanic, el 2011 el 76.3% de los jóvenes hispanos entre 18 y 24 años poseen diploma de escuela secundaria o su equivalente de GED, lo que muestra un aumento con referencia al 2010, año en que las estadísticas indicaban que un 72.8% lo tenían. De los graduados de escuela secundaria casi la mitad de ellos (45.6%) estaba matriculado en Community Colleges de dos años o en universidades de cuatro años. Por todo esto se puede deducir que, tanto el aumento demográfico como la elegibilidad de los jóvenes por la culminación de sus estudios secundarios han contribuido, en los últimos años, al creciente número de estudiantes hispanos en las universidades.
Aparte del aumento de estudiantes en instituciones superiores, el número de diplomas universitarios a los estudiantes hispanos ha alcanzado un nivel altísimo. De acuerdo a las estadísticas publicadas por el Centro Nacional de Estadísticas sobre Educación del Departamento de Educación de los Estados Unidos (Snyder and Dillow, 2012), el 2010 unos 140,00 estudiantes hispanos recibieron título de Bachiller. Igualmente el mismo año 112,000 recibieron título de Asociado. En ambos casos, el número de estudiantes hispanos que recibieron un título de educación superior aumentó en un 13.2% entre los que recibieron título de Asociado y 8.5% entre los que recibieron título de Bachiller en el 2010. Sin embargo y pese a este aumento positivo en la obtención de títulos superiores por los estudiantes hispanos de entre 18 a 24 años, en el 2010 existió una demora en hacerlo, de 21.7% en los Colegios (Colleges) de dos años y de 21.7% en las universidades.
La población hispana de los Estados Unidos es el mayor grupo minoritario con poco más de cincuenta millones de personas, cerca del 16.5% del total de la población. De los casi 30 millones de jóvenes, de entre 18 a 24 años de edad, de toda la nación, 6 millones, el 20% lo conforman los hispanos.
Celebrar el Mes de la Herencia Hispana con noticias alentadoras es reconfortante, por decir los menos. Saber que nuestra juventud está mostrando su verdadero valor y, que sabe escoger el camino correcto, nos hace sentir orgullosos de nuestra comunidad, de nuestros valores culturales y ratifica nuestra esperanza de un futuro mejor para nuestros hijos, que de esa forma corresponden positivamente al sacrificio que realizaron sus padres al dejar sus tierras en busca de mejores horizontes para sus herederos.
Armando Zarazú (azarazu@aol.com)
Armando Zarazú
azarazu@aol.com

Acerca del Autor