Aqui en New Britain 137

New Britain y los Sentimientos de una Ciudad

Todos pertenecemos a un lugar, generalmente donde residimos, formamos parte del entorno, parte del lugar donde vivimos, a no ser que debido a la profesión o la manera de vivir se lleve una existencia itinerante, a través de ciudades, estados y países. Por diversas circunstancias llegué a la ciudad de New Britain hace 16 años, como lo han hecho miles de personas, procedentes de otros estados, de Latinoamérica, de Europa, Asia o África.

Muchos de paso, mientras que otros nos quedamos y echamos raíces, que se van extendiendo a trvés de nuestros hijos y en las personas con las que entablamos relaciones de amistad, trabajo, vecindad, comercial y muchas más.

Se va estableciendo un sentimiento de pertenencia y sin dejar de añorar la patria lejana, ya comenzamos a llamar “nuestra ciudad”, a esta urbe que nos ve crecer en edad y madurez. Vemos la ciudad a través de nuestros ojos y de los ojos de nuestros hijos, la redescubrimos a cada instante gracias a sus instituciones y comercios, a su historia y geografía, mediante su clima y sus atractivos turísticos y culturales, o las efemérides locales y nacionales.

Bueno, eso es lo que deberíamos hacer por mas que nuestras ocupaciones nos requieran, hay momentos que debemos reservar para compartirlos con nuestros vecinos, los parroquianos de la iglesia a la que asistimos, en las ferias locales, en los eventos deportivos, como los que conglomeran en New Britain a representantes de todo el mundo, como el fútbol soccer o como el béisbol con los Rock Cats de New Britain que cuentan con un moderno estadio y congregan a multitudes de todo el Estado durante la estación pelotera.

Al igual que en toda la nación, la ciudad de New Britain es una ciudad de inmigrantes, unos que llegaron hace unos días otros hace unos años, otros hace décadas y otros que son hijos, nietos, bisnietos o tataranietos de inmigrantes y así hasta el primer inmigrante que llegó de Europa hace cuatro siglos. En resumidas cuentas, todos somos inmigrantes o descendemos de un inmigrante cercano o remoto.

Somos una ciudad multirracial y multicultural, de una diversidad que paradójicamente nos une. A través de los tres lustros de mi vida en esta ciudad he observado la convivencia entre las diversas razas, culturas y creencias, tratando de aprender los saludos del otro, sus costumbres, sus fiestas.

Es por eso que, tristemente observo cómo otras ciudades en la nación tratan al inmigrante inmisericordemente, sin recordar, como ya dije antes, que todos somos o descendemos de un inmigrante. Y es también por eso que agradezco a la Providencia, el hecho de haber llegado a esta ciudad de New Britain, que aunque pequeña comparada con las cercanas megalópolis de los Estados vecinos y pese a que, como en todos lados, tiene áreas problemáticas, es un lugar tranquilo para vivir y convivir con los vecinos.

Es una ciudad de muchas industrias, los productos de la firma Stanley de New Britain son reconocidos hasta en el último confín de la tierra. Es una ciudad de arte y cultura, con museos, conciertos y espectáculos, una biblioteca pública de las mejores, con las últimas ediciones literarias y en diversos idiomas y una Universidad modelo como la Central Connecticut State University (CCSU). Es una ciudad con un sistema de salud de vanguardia, liderado por el Hospital Central de Connecticut, un sistema organizado de recreación gracias a sus parques públicos y los eventos que se realizan a su alrededor, esto gracias al esfuerzo de su municipio. Una ciudad de comercios que prosperan ayudados por la diversidad de culturas que la conforman y que también hacen vibrar con sus festivales a lo largo del año, los festivales griegos, italianos, polacos, hispanoamericanos, asirios, afoamericanos y asiáticos y muchos más.

Una ciudad que cuenta con un colorido desfile en la festividad del Memorial Day y un gran espectáculo con los fuegos artificiales del Día de la Independencia el 4 de Julio que que no solo congrega a los residentes en el Staley Park sino que atrae numerosos visitantes de diversos lugares debido a la calidad del espectáculo.

Una ciudad que trata de conservar su ornato y con la que debemos participar todos los residentes, pues es nuestro hogar, nuestro hogar grande.

Acerca del Autor