Ante las tragedias recientes… El fútbol no se mancha

Nuevamente asistimos a una semana de violencia en el mundo del fútbol. El pasado Martes 11 de Abril, el ómnibus que transportaba la delegación del equipo Borussia Dortmund hacia el estadio fue sorprendido por tres detonaciones de bombas. El siniestro por el cual ya se detuvieron a un par de personas, provocó la lesión en un brazo del jugador español Marc Bartra, quien ya fue operado y se encuentra en recuperación. En el mismo hecho también fue herido un policía encargado de la seguridad.

El Borussia Dortmund debía jugar su partido por Cuartos de Final de la Champions League frente al Mónaco de Francia, el cual fue postergado para el día siguiente.

A los dos días, el Jueves 13, el partido por la Europa League entre el Lyon de Francia y el Besiktas de Turquía debió empezar 40 minutos tarde, debido a un enfrentamiento entre hinchas en las tribunas, lo que provocó una gran invasión de la cancha del Lyon, especialmente por aficionados que deseaban protegerse de los revoltosos. Finalmente fue herido un empleado del estadio y cuando los jugadores entraron al terreno de juego, se dieron abrazos y se saludaron muy efusivamente para mostrar un gesto de paz en esos momentos de tensión.

Lo mas lamentable sucedió el Sábado 15 de Abril en el Estadio Mario Alberto Kempes de Córdoba, Argentina, durante el clásico de aquella ciudad entre los clubes Talleres y Belgrano. Apenas terminó el primer tiempo, en la tribuna popular alta hubo una corrida de hinchas y a empujones fue bajado por las escaleras Emanuel Balbo, un joven de 23 años, que fue golpeado y luego empujado de una altura considerable. Estuvo en coma dos días y falleció.

Según testigos del hecho fue provocado por un grupo de exaltados que se ensañaron con el muchacho hasta provocar la caída fatal del joven. Después se supo que el instigador de la agresión fue un tal “Sapito” Gómez, quien hace cuatro años había atropellado y matado en una picada de autos al hermano de Balbo. Al parecer debido a esto se tuvo que mudar de barrio y no perdonó a la familia de los Balbo. En la actualidad este agresor ya está detenido, junto a otros 5 sospechosos. La investigación continua, pero la tragedia ya cobró otra vida en un estadio de fútbol.

Estos tres hechos que han conmocionado el fútbol no son nuevos, ni pensamos que son los últimos. Lo que si estamos seguros, que dentro de los hinchas se infiltran gente inadaptada o en otras palabras delincuentes, quienes aprovechan la multitud para cometer sus crímenes.

Al cierre de esta edición nos enteramos que la directiva del Club Belgrano de Argentina había sancionado de por vida a los implicados en el caso del hincha fallecido y no podrán entrar mas a sus instalaciones. Claro, esperamos que la justicia deberá expedirse con una sanción mas fuerte y ejemplar.

Creemos que la única manera de erradicar esos falsos hinchas, será el de identificarlos –hoy es mas fácil con la tecnología-, prohibirles la entrada al estadio y de acuerdo a sus antecedentes, sancionarlos con el mayor peso de la ley. Para los que amamos este deporte, parafraseando un dicho de Diego Maradona, el día de su despedida: Pese a esta gente indeseable, “El fútbol no se mancha”.

Jorge Alatrista

 
Jorge Alatrista
news@identidadlatina.com
EFE

Identidad Latina
Acerca del Autor