Amamantar: El Mejor Alimento para el Bebé

Las mujeres de la generación de mi mamá usaban una fórmula para alimentar a sus bebés. Yo crecí tomando leche de un biberón. Cuando me tocó ser madre, había leído suficiente sobre los beneficios de la leche materna para amamantar a mi hijita recién nacida. Sin embargo, el Hospital donde di a luz en Puerto Rico no me dió el apoyo necesario y cuando empecé a enfrentarme con algunos problemas no supe solucionarlos. Mi hija creció con leche de biberón. También resultó ser asmática y tuvo infecciones de los oídos frecuentes.

Hoy en día se ha comprobado que el mejor alimento para el bebé es la leche materna. Esta leche contiene todos los nutrientes que necesitan los bebés durante su primer año de vida. Además, la leche materna protege al bebé de enfermedades fortaleciendo el sistema inmunológico del pequeño. A través de la leche, la madre le pasa a su hijo su mecanismo de defensa ayudándolo a que no se enferme durante esta primera etapa de su vida.

Los bebés alimentados con leche materna por siete o nueve meses tienen una incidencia menor de asma y otras alergias. Padecen menos de infecciones de oídos. También se ha comprado que estos bebés tienen un cociente de inteligencia (IQ) más alto y padecen menos de obesidad. Toda la investigación apunta a que la leche materna es el mejor alimento para el bebé porque lo protege, es fácil de digerir y tiene los nutrientes necesarios.

Las mamás que dan el pecho a sus recién nacidos también reciben una serie de beneficios. Amamantar al bebé significa que no hay que comprar fórmula ni prepararla. El bebé se puede alimentar en cualquier sitio conveniente. El proceso de amamantar al bebé ayuda a reducir el tamaño del útero de manera que la madre recupera su figura con mayor rapidez. El proceso de amamantar es una experiencia única que acerca el bebé a la mamá. Este lazo le brinda seguridad al bebé y por lo general resulta en un bebé más tranquilo, que no padece de cólicos o diarreas. Las madres que deciden alimentar a sus niños de esta manera reciben el gran beneficio de que este proceso sale gratis, ya que es un alimento natural.

Si todo lo anterior es correcto ¿por qué no hay más mujeres haciéndolo? En gran parte esto se debe a que se ha perdido la costumbre y muchas mujeres no saben cómo hacerlo. Cuando mi hija dio a luz decidió que era algo bien importante amamantar a su bebé y de esta manera asegurarse que no padeciera enfermedades hasta después de su primer año.

Mi nieta nació pequeñita, pero con la leche materna creció y aumentó de peso normalmente y hoy en día es muy saludable. Mi hija recibió en el Hospital el apoyo de una consultora de lactancia y también de un grupo de madres que se reunían semanalmente para compartir sus experiencias. Es decir, ella tuvo que aprender lo que la generación de mi madre y la mía perdimos, cómo lactar al bebé con la leche de la madre.

En Hartford hay ayuda para las madres que quieren dar el pecho a sus bebés. El Concilio Hispano de la Salud ofrece un programa para promover que las madres amamanten a los recién nacidos. Este programa brinda educación prenatal y una vez que nace el bebé hay un sistema de apoyo para darle a la madre toda la ayuda necesaria para que tenga éxito. El programa entiende que las mujeres aprenden mejor una de otras y usa una red de mujeres de la comunidad para dar este apoyo. Este programa está disponible en el Hartford Hospital y en otros centros de la comunidad. Para mayor información pueden llamar a Nan Kyer al (860) 527 0856, Ext. 308.

Uno de los aspectos que preocupa a muchas madres es el de la privacidad y también saber qué derechos existen para proteger a las que trabajan. Connecticut es uno de los estados más progresivos en cuantos a leyes que protegen a las madres que quieren dar el pecho. Específicamente la ley establece (Capítulo 939, Sección 53-34b y Capítulo 814c, Sección 46ª.-64) el derecho de las madres a amamantar a sus bebés en lugares públicos. La ley también establece que los patrones tienen que permitir que las madres les den el pecho a sus bebés durante horas laborables o a extraerse la leche. Esto significa que en el trabajo debe haber un sitio con privacidad, para que las madres puedan llevar a cabo estas actividades. Una madre no puede perder su trabajo por querer dar el pecho al bebé.

La leche materna es el mejor alimento para un recién nacido. Dar el pecho a un bebé es darle vida. Los padres deben entender que parte de la responsabilidad de traer a un ser humano a este mundo es asegurarse que empiece a vivir con las mejores ventajas. Darle leche materna es darle la mejor ventaja, una ventaja que no cuesta y que le fortalecerá la salud.

Avatar
Acerca del Autor