¡Allá en el Rancho Viejo…allá donde vivía!

EL GASTRONAUTA

La oferta gastronómica mexicana se expande en Connecticut. En los últimos años hemos presenciado el surgimiento de muchos puntos de difusión de la cocina mariachi en la zona del Greater Hartford. Esta vez, un experimentado equipo de empresarios oriundos de Unión de Tula, Jalisco, lanzó Rancho Viejo.

Nos cuenta Don Miguel, con el aplomo y la autoridad que da la experiencia, que todo comenzó muchos años atrás, allá por Seattle, Washington, donde el sabor jarocho en Estados Unidos fue madurando hasta expandirse finalmente a los demás estados. Hace como un año heredaron este punto estratégico en el centro de Granby, CT, al cual se llega luego de 30 minutos a través de muy campestres rutas locales. El local es acogedor. La alfombra, los muebles, las mesas, las sillas, los bordes enladrillados de las puertas y ventanales. Se tiene muy en claro que el confort del local es parte de la experiencia positiva de los comensales.

Insistimos en que prueben las Combinaciones de 3 ó 4 items, hechas a pedido $9.99-$10.99. Chile poblano, tamal, chimichanga, taco, enchilada, etc. Todas llegan a la mesa con arroz y crema de frejoles. Gran calidad y excelente precio. La ensalada Rancho Viejo Chicken Salad, para los que cuidamos las calorías, viene inteligentemente presentada en una chalupa honda a manera de ollita y encierra las franjas de pechuga de pollo al carbón con frejoles negros y el aderezo ranchero. La presentación del plato influye muchísimo en una apreciación favorable de los clientes. Finalmente, es ya tradición el plato conocido como Fajitas, donde recibiremos 3 elementos. Primero las tiras de carne y pimientos verdes en una ardiente y vaporosa plancha de metal. Segundo, el plato con arroz, frejoles, guacamole, crema agria y picadillo de cebollas y tomates para el relleno. Y tercero, las tortillas calientitas para armar las fajitas.

Bien sabido es que en muchos de los restaurantes grandes se pierde esa calidad del servicio personalizado. Sin embargo, aquél sábado, mientras nos retirábamos y al pasar por la puerta, Don Miguel despedía personalmente a cada uno de los clientes, quienes sólo tenían palabras de elogio para con él.

En resumen, un local típicamente decorado con mucho esmero, una barra bastante surtida, potajes presentados de manera muy original y un servicio muy profesional. Un pequeño rinconcito que vale la pena conocer y recomendar.


Nota.- “Rancho Viejo” está en la 9 Bank St. en el centro de Granby y su teléfono es (860) 844-0066.

Acerca del Autor