Alan García los primeros 180 días

La Columna de DALTO

En su campaña presidencial, Alan García dijo, una y otra vez, que las propuestas que su partido presentaba eran mucho más viables y sostenibles que las de sus oponentes (Lourdes Flores y Ollanta Humala); por ello una de las primeras cosas que hizo el partido Aprista fue presentar su Plan de 180 días, para enfatizar que ellos enfrentarían los primeros tres meses de gobierno con medidas concretas y, tal vez, para demostrarle al país que no cometerían los mismos errores de antaño. Los 180 días fue una propuesta novísima o más bien arbitraria, pues aquí siempre se hablaba de los primeros 100 días, donde el gobierno entrante insinúa cómo será su gobierno, o cómo moverá sus fichas y cuál será su estrategia, esto no lo dice la Constitución ni ningún reglamento o ley, pero se estila en el país darle estos 100 días de tolerancia, sin molestarlo ni atacarlo para que desarrolle sus programas y propuestas, el APRA fue más objetivo y cauteloso y se dio estos primeros 6 meses como plazo, quizá pensando en lo complicado que resulta gobernar este país.

El plan de Alan García estaba compuesto por doce acciones específicas que contribuirían a que el nuevo gobierno logre la estabilidad social del país; entre las medidas principales se encuentra la reducción a la mitad del sueldo de las principales autoridades del Estado y erradicación de su CTS y la eliminación de las prefecturas, sub-prefecturas y gobernaciones; también proponen nombrar a 250 inspectores laborales con el objetivo de que las empresas cumplan con todas sus obligaciones para con sus trabajadores; además se establece la formación de 20 mil nuevos policías para fortalecer la seguridad ciudadana, alcanzar la 100 mil nuevas titulaciones en seis meses y ampliar la cobertura del Programa del Vaso de Leche y del Sistema Integral de Salud. El APRA también se ha comprometido a otorgar créditos a microempresarios para renovar su tecnología y duplicar el capital del Banco Agrario. Igualmente, se ha propuesto dar en concesión al sector privado la construcción de 28 carreteras de penetración costa-sierra y lograr que el Estado haga todas sus compras de forma colectiva; otras medidas son la reducción total de la publicidad estatal así como la extensión inmediata de una hora adicional de la jornada educativa.

Sin embargo el panorama se le presenta difícil al APRA, pues según un informe técnico de consultoría, nueve de las doce propuestas son muy difíciles o imposibles de implementar, los analístas creen que las propuestas pecan de ambiciosas y carecen de adecuado análisis de costo-beneficio, y que requerirán más del tiempo solicitado al pueblo peruano en la campaña. Se le viene a Alan García el momento de la verdad, todos queremos ver ya en la oficialidad la habilidad política insinuada y manifestada por el más experimentado y carismático político peruano de los últimos 20 años; estos días de transición se ha movido inteligentemente, y probablemente se esté alejando de toda tentación demagógica, ha visitado a los presidentes de Brasil, Chile, Ecuador y Colombia, ha sido recibido gratamente, se percibe otro aroma en las relaciones con nuestros vecinos, hay buena voluntad, y su presencia inspira una propuesta distinta a los modos, actitudes y despropósitos del saliente presidente Toledo, los peruanos nos sentimos mejor representados por este nuevo presidente, o quizá más por su talla, su sabiduría, sus movimientos y el romanticismo que rodea su quehacer político, si toda esta poesía se traduce en hechos físicos concretos, nos espera un mejor destino.
Daniel Torreblanca
dalto1961@yahoo.es

Avatar
Acerca del Autor