ACTIALIDAD: EEUU: Día fatídico de Trump

Un mal día para Donald Trump es un buen día para Estados Unidos. El día martes 21 de Agosto pasado, en dos Cortes diferentes del país, dos personas muy cercanas a Trump fueron declaradas culpables. Uno reconoció sus propias violaciones a la ley, mientras que el otro fue hallado culpable por un jurado nacional.

Michael Cohen, el ex abogado privado de Trump, admitió bajo juramento que estaba siguiendo las órdenes del “candidato a la presidencia” por el Partido Republicano cuando pagó a dos mujeres para que se quedaran “mudas” por la relación sexual que tuvieron con su jefe. El hecho de que Trump haya compartido el lecho con una prostituta es un problema de ética que no necesariamente conlleva a purgar en la cárcel. Sin embargo, infringir las leyes electorales de la nación es un delito federal con terribles consecuencias para quien las viole.

Cohen trabajó para Trump como su abogado personal por más 10 años y es conocido por sostener que se “daría un tiro” para defender la causa de su ex jefe.

Las evidencias del Fiscal Especial, Robert Mueller son tan fuertes que Cohen no tuvo otra alternativa que aceptar su participación en la violación de las leyes. Es muy probable que Mueller encontró pruebas concretas cuando allanó la propiedad Cohen unos meses atrás. Todo eso le sirvió para “doblarle el brazo en la espalda.”

Asimismo, Cohen se declaró culpable e imputó a Trump porque tiene pruebas irrefutables en sus manos. De lo contrario no estaría haciendo ese tipo de aseveraciones.

Por otra parte, Paul Manafort, ex director de la campaña política de Trump, fue sentenciado culpable por evasión de impuestos, fraude al sistema financiero, entre otros cargos federales.

El futuro de Manafort no termina con esta sentencia. En unos meses, nuevamente estará enfrentado al equipo de la fiscalía por cargos de lavado de dinero.

Paradójicamente, Manafort tiene una oportunidad para tratar de reducir los cargos que se le imputarán en la próxima cita con la justicia. En el proceso que terminó el pasado martes, Manafort no se prestó al arbitraje jurídico y se limitó a defenderse. No quiso abandonar a Trump.

Sin embargo, ahora la situación es diferente. El fiscal especial Robert Mueller tiene todas las cartas de ganar en el próximo proceso jurídico. Manafort no tiene más que someterse a la cooperación con el fiscal, sino tendrá que pasar el resto de su vida en una cárcel federal.

Así, el ex director de la campaña electoral de Trump tiene, más que nunca, la opción de cooperar con la justicia. Le debe decir Si a Mueller y No a la corrupción de Trump.

* Humberto Caspa, Ph.D., es docente e investigador visitante de Columbus Estate University, Georgia. Email: hcletters@ yahoo.com
Humberto Caspa
hcletters@yahoo.com
Identidad Latina Newspaper

Identidad Latina
Acerca del Autor