17 de Junio: ¡Feliz Día del Padre!

El Domingo 17 de Junio de este 2007, celebramos el Día de los progenitores de todos los seres humanos. Nuestras palabras quedan cortas al tratar de discribir todo el alcance de amor para nuestros padres, que unos tienen la felicidad todavía contar con ellos, a otros solo nos queda los recuerdos maravillosos y nuestra gratitud por todo lo que hacen y han hecho por nosotros. El modelo de padre más positivo e interesante de nuestra cultura es San José, por su fuerza, su amor y su apoyo, padre importante en la vida humana de Jesucristo. Los padres como José, el carpintero, son objeto de admiración de los niños y dan el ejemplo a sus hijos de lo que significa ser un buen padre, de ese amor paternal depende el futuro de los hijos, lo que aprendieron de ellos lo recuerdan toda la vida.

La armonía entre padre e hijo es una entrega de seguridad en la continuidad de la vida humana. Los padres de todas las edades, en el transcurso del camino de la vida se convierten en abuelos; un patriarcado digno de admiración por sus experiencias y respeto en el pasado, que hoy agoniza y nadie lo lamenta. La familia en la que el padre era el jefe supremo y el único que proveía los ingresos para el hogar, hoy ya no corresponde con la realidad, por la evolución hacia una relación más democrática, en la que el padre se implica más en la educación y crianza. Este cambio han influido a la mayoría de los hombres que son padres o lo serán en el futuro y asumirán su parte en las tareas domésticas y una pareja que cultivará la relación en amor y el trabajo.

Un buen padre quiere que sus hijos sean extraordinarios, que vivan mucho mejor y que logren las metas que ellos no pudieron alcanzar, exigen a sus hijos que se esfuercen tanto como otros niños, en el colegio, reuniones, con familiares y amigos y siempre se habla de ellos y de los logros que han obtenido. Así de sencillo, humano y sensible son los verdaderos padres, quienes se han ganado el cariño y amor de sus hijos.

El reconocimiento y amor de hijos e hijas, de estos padres están latentes no solo en el Día del Padre sino todos los días y reciben en sus brazos a esos seres tan especiales, de esa manera será concedida esa alegría. Los padres de hijos ausentes recibirán sus mensajes mediante cartas, tarjetas, teléfono o por correo electrónico. Otros padres solo viviremos de recuerdos que algún día fuimos padres y que también contábamos con ese orgullo paternal, que hoy solo nos toca abrir las páginas de recuerdos y nostalgia. Que Dios bendiga hoy mañana y siempre a todos los padres y en especial al mío que ya no está. ¡FELICIDADES A TODOS LOS PADRES!

Francisco Aragón
faanamarica@cox.net

Acerca del Autor